¡¡LLEGA EL ADVIENTO!! YA TENÉIS A VUESTRA DISPOSICIÓN MUCHOS RECURSOS EN NUESTRO BLOG

18 mayo 2017

Domingo VI de Pascua: Para la catequesis

VI domingo de Pascua 
mayo 21, 2017
Lecturas: Hechos 8: 5-8.14-17; Salmo 65; 1Pedro 3, 15-18; Juan 14, 15-21
Jesús promete enviar el Espíritu Santo
En aquel tiempo, Jesús dijo a sus discípulos: “Si me aman, cumplirán mis mandamientos; yo le rogaré al Padre y él les dará otro Paráclito para que esté siempre con ustedes, el Espíritu de la verdad. El mundo no puede recibirlo, porque no lo ve ni lo conoce; ustedes, en cambio, sí lo conocen, porque habita entre ustedes y estará en ustedes.
No los dejaré desamparados, sino que volveré a ustedes. Dentro de poco, el mundo no me verá más, pero ustedes sí me verán, porque yo permanezco vivo y ustedes también vivirán. En aquel día entenderán que yo estoy en mi Padre, ustedes en mí y yo en ustedes.
El que acepta mis mandamientos y los cumple, ése me ama. Al que me ama a mí, lo amará mi Padre, yo también lo amaré y me manifestaré a él”.

Reflexión
Jesús promete no dejarnos solos y enviarnos el Su Espíritu. A la misma vez nos invita hacer lo que El hizo: amar y servir.
¿Qué puedes tu hacer tu por otros para demostrar que amas mucho a Jesús?
¿Se han sentido alguna vez solos y triste? ¿Cuándo se sienten más contentos cuando tienen muchas cosas o cuando se sienten que los quieren y los protegen? ¿Cuándo son egoístas o cuando comparten? Jesús no nos deja solos, nos invita a hacer como El: compartir y querernos unos a otros como él nos enseñó. Compartir
Actividad
Llevar al grupo unas tarjetas en blanco. Pedirles que escriban en ellas algo con que ha contribuido para que haya un mundo mejor con su testimonio de vida. Compartir con todos lo que cada uno escribió. Pensar lo que van hacer esta semana para ayudar en su casa y en su escuela. Presentar las tarjetas en el altar del grupo y terminar con una oración.
Oración
Señor, tú nos envías tu Espíritu de amor para que no nos sintamos solos y huérfanos. Permite que siempre tengamos los oídos y el corazón abiertos y los brazos extendidos para servir a nuestros hermanos con mucho amor y comprensión. Amén.