¡¡LLEGA EL ADVIENTO!! YA TENÉIS A VUESTRA DISPOSICIÓN MUCHOS RECURSOS EN NUESTRO BLOG

17 mayo 2017

VI Domingo de Pascua: Misa familiar

Prepara: Javier Leoz


* Objetivo: creer en Jesús significa guardar y cumplir lo que Él nos dijo e hizo

* Idea: el Espíritu Santo nos ayuda a conseguirlo

1. MONICIÓN DE ENTRADA

¡Amigos! ¡Bienvenidos a esta celebración de la Pascua! Sí; es verdad. Seguimos celebrando la presencia de Jesús Resucitado.

Todos los domingos, que son un eco de la Resurrección de Cristo, nos ayudan a recordar las Palabras de Cristo. Nos animan en el camino de la fe. Nos conducen por los caminos que Jesús pensó y quiere para todos nosotros. ¿Estamos dispuestos?

No podemos decir que amamos a Jesús y, a continuación, vivir de espaldas a sus mandamientos. Eso sería como aquel amigo que nunca se fio de lo que otro amigo le dijo o le confió.


Pongámonos de pie e iniciemos esta celebración. ¡Cristo vivo sigue en medio de nosotros!

(En el altar, o en la procesión de entrada, unas frases: ¡No temáis! ¡Yo estoy con vosotros! ¡Guardad mis mandamientos!)

2. PENITENCIAL

2.1. Señor; decimos creer en Ti pero, frecuentemente, estamos atados por los malos espíritus del mundo. Por las fuerzas que no nos dejan ser libres. SEÑOR, TEN PIEDAD

2.2. Jesús; presumimos de quererte pero ¿y tus mandamientos? ¿Los cuidamos? ¿Los respetamos? CRISTO, TEN PIEDAD

2.3. Señor; creer a nuestra manera es fácil. Te pedimos perdón por hacer una religión a nuestro capricho. Por pensar que lo importante es hacer el bien y olvidarnos de todo lo demás. SEÑOR, TEN PIEDAD

Ahora dejémonos refrescar por la presencia de Jesús. Que el agua bendita caiga sobre nuestras cabezas para que se despierte en nosotros el deseo de seguir y de respetar y de vivir la Palabra de Jesús.

3. MONICIÓN A LAS LECTURAS

Las lecturas de hoy tienen sabor a Espíritu Santo. Dentro de pocos días celebraremos la gran PASCUA DE PENTECOSTÉS. Es decir; la venida del Espíritu Santo.

Los primeros cristianos confiaron, aunque nunca habían escuchado que existía, en la presencia del Espíritu. Todo lo que hicieron y dijeron, fue confirmado por lo que Jesús les prometió: LA AYUDA Y LA DEFENSA DEL ESPÍRITU SANTO. Escuchemos con mucha atención.

4. ORACIÓN DE LOS FIELES

4.1. Por la Iglesia. Por el Papa Francisco. Por nuestro Obispo ____. Para que cuenten siempre con el aliento del Espíritu Santo y puedan llevar a cabo la misión que Jesús ha confiado a sus Apóstoles. Roguemos al Señor.

4.2. Por todos nosotros. Para que tengamos una fe más auténtica. Para que no nos conformemos con estar bautizados. Roguemos al Señor.

4.3. Para que leamos con más constancia la Biblia. ¿Quién de nosotros ha leído todo el Nuevo Testamento? ¿Cómo podemos conocer a Jesús si preferimos cualquier película a ver o leer su vida? Roguemos al Señor.

4.4. Por los que van a recibir la primera comunión. Por los jóvenes que se van a confirmar. Para que sus familiares les ayuden con el ejemplo de sus vidas a ser buenos cristianos. Roguemos al Señor.

4.5. Por todos nuestros seres queridos que ya han muerto. Para que nunca les olvidemos. Para que guardemos lo que ellos nos dejaron. Especialmente su fe y su amor a Dios. Sus mandamientos y la misa de cada domingo. Roguemos al Señor.

5. OFRENDAS

5.1. Con este PARAGUAS ROJO queremos simbolizar la presencia del Espíritu Santo que nos ayuda y nos protege contra las fuerzas del mal. Anímanos, Señor, a vivir bajo tu sombra.

5.2. Presentamos ante el altar un arca que contiene los DIEZ MANDAMIENTOS. Ofrecemos al Señor nuestro firme propósito de: conocerlos, amarlos y cumplirlos con nuestra vida.

5.3. El PAN Y EL VINO, como siempre, los las verdaderas y únicas ofrendas. Algo bueno tiene el pan y el vino cuando, Jesús, quiso transformarlos –y hoy también—en su Cuerpo y en su Sangre. Nos ayudarán a ser fuertes y al cumplimiento de la voluntad de Dios.

6. ACCIÓN DE GRACIAS

NECESITAMOS DE TI, SEÑOR

Para no vivir desunidos ni enfrentados

Porque podemos olvidarte

Para seguir tus caminos

Porque no queremos vivir de espaldas a Ti

NECESITAMOS DE TI, SEÑOR

¿Quién nos dará vida e ilusión?

¿Cómo encontrar fuerza para seguir adelante?

¿Dónde está el secreto de tu persona?

NECESITAMOS DE TI, SEÑOR

Somos débiles, y Tú lo sabes

Somos contradictorios, y Tú nos conoces

Somos “si” pero “no”, y Tú nos quieres

NECESITAMOS DE TI, SEÑOR

No dejes que recordarnos tus mandatos

No dejes de hablarnos con tu Palabra

No dejes de animarnos con el Espíritu

No dejes de alimentarnos con la Eucaristía

NECESITAMOS DE TI, SEÑOR