ESTE TRIMESTRE... VISITA PASTORAL!! PARTICIPA EN LOS DISTINTOS ACTOS ORGANIZADOS POR LA PARROQUIA. ¡TE ESPERAMOS!

23 febrero 2018

Para fijarnos en el evangelio del Domingo II de Cuaresma

• “Pedro, Santiago y Juan” (2) son testigos de algunos de los hechos más importantes de la vida de Jesús: la resurrección de la hija de Jairo (Mc 5,37), éste de la transfiguración, la oración en Getsemaní (Mc 14,33). También los vemos con Jesús reflexionando sobre la realidad (Mc 13,3).
• Los tres Apóstoles representan a la Iglesia, el nuevo Pueblo de Dios, el Pueblo que es interlocutor de Dios, que está en diálogo con Él, que lo “escucha” (7). En ellos se expresa que la Iglesia recibe del Padre, a través de los Apóstoles, la afirmación central de la fe: el hombre Jesús de Nazaret es el Hijo de Dios (7).

Junto a Ti, uno se transfigura

Siempre que pasamos un rato en oración 
sentimos que nos cambias el ánimo, 
que nos sosiegas el espíritu,
que nos alejas de las preocupaciones
y haces desaparecer el estrés
de nuestra vida.
Cuando nos abandonamos en Ti, 
cuando vivimos la vida en tu compañía, 
cuando hacemos las cosas en plural, 
dejándote a Ti un espacio en la tarea, 
nos volvemos dinámicos, creativos, 
ágiles, coherentes, solidarios, 
humanos y felices.

Éste es mi hijo amado. Escuchadlo

Seis días después Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago y a Juan, y los llevó a un monte alto a solas. Y se transfiguró ante ellos. Sus vestidos se volvieron de una blancura resplandeciente, como ningún batanero de la tierra podría blanquearlos. Y se les aparecieron Elías y Moisés hablando con Jesús. Pedro tomó la palabra y dijo a Jesús: «Maestro, ¡qué bien se está aquí! Hagamos tres tiendas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías». Es que no sabía lo que decía, pues estaban asustados. Una nube los cubrió con su sombra; y desde la nube se oyó una voz: «Éste es mi hijo amado. Escuchadlo». Miraron inmediatamente alrededor, y ya no vieron a nadie más que a Jesús solo con ellos.
Mientras bajaban del monte, Jesús les ordenó que no contasen a nadie lo que habían visto hasta que el hijo del hombre hubiera resucitado de entre los muertos. Ellos guardaron el secreto, pero discutían qué querría decir con eso de «resucitar de entre los muertos».
Marcos 9, 2-10
Comentario del Evangelio
Cuando Jesús sube al monte con algunos de sus discípulos vemos que pasan dos cosas: la primera es que los apóstoles están tan a gusto que quieren quedarse allí para siempre, olvidándose de su misión en el mundo. Pero Jesús les hace bajar de las nubes, les hace ir a la realidad.

La fe transfigura la realidad

1.- Subió con ellos a una montaña alta, y se transfiguró delante de ellos.Aplicado al relato evangélico de la Transfiguración, esto nos parece evidente. Los tres apóstoles que subieron con Jesús al monte Tabor vieron, no con los ojos corporales, sino con los ojos de la fe, el Espíritu de Jesús transfigurado ante ellos. Sólo con los ojos de la fe, con los ojos del espíritu, se puede ver lo espiritual. También con los ojos de la fe vieron los tres discípulos a Elías y a Moisés conversando con Jesús. También con el Espíritu oyeron la voz del Padre que decía desde la nube: “Este es mi Hijo amado; escuchadlo”.

Cambiaste mi luto en danza

‘CAMBIASTE MI LUTO EN DANZA’ (Sal 29 (30), 12)
Esa “escuela de danzantes” que llamamos Cuaresma
Dolores Aleixandre
Biblioteca de l’École Biblique de los dominicos en Jerusalén: dos de mediodía, allá por abril del año 87. La sala desierta y yo sentada delante de una mesa llena de libros y diccionarios, con toda una tarde de estudio por delante y conectada, como único consuelo, a una emisora de música clásica a través de un pequeño transistor. Desde mi vocación frustrada de directora de orquesta y aprovechando la soledad, me puse a dirigir con la derecha la Sinfonía 40 de Mozart, mientras sostenía un libro con la otra mano. Al cabo de un rato, levanto los ojos y veo a un cura pakistaní, vecino habitual de mesa, parado en el umbral de la puerta mirando hacia mí con asombro. Como de lejos mis pequeños auriculares eran invisibles y sólo percibía el frenesí descontrolado de mi mano, debía pensar: “Esta pobre mujer, tantas horas aquí sentada, ha debido trastornarse un poco…”. Hice como que me rascaba la cabeza para disimular, suspendiendo en el acto el concierto. De entrada, me reí por dentro por lo ridículo de la situación, pero luego empecé a verla como una preciosa parábola: ¿y si la fe fuera la música interior a la que damos oído, que nos hace movernos con un determinado ritmo y a realizar unos gestos incomprensibles para quienes no la escuchan?. Y cuando decae nuestra danza ¿no será porque nos hemos desconectado de la frecuencia del Evangelio?

II Domingo de Cuaresma: Recursos dominicales para niños

Lectura y Reflexión , 2° Domingo de Cuaresma , Ciclo B , para niños

II Domingo de Cuaresma: Escuchar a Dios

II Domingo Cuaresma: Vídeo Evangelio

II Domingo de Cuaresma: Vídeo Salmo

II Domingo de Cuaresma: Presentaciones power point

Power Point  
SALMO
Power Point
EVANGELIO

SUBIR Y BAJAR

Quiero subir y bajar, Señor, contigo
y contemplar, cara a cara,
el Misterio de Dios que –estando escondido-
habla, se manifiesta y te señala como Señor.
Quiero subir y bajar:
Ascender para contemplar tu gloria
bajar para dar testimonio de ella
en la vida de cada día
en los hombres que nunca se encaminaron
a la cima de la fe, al monte de la esperanza,
a la montaña donde, Dios, siempre habla
nunca defrauda y siempre dice..que nos ama.
Quiero subir y bajar, Señor;

NO TODO ES BONITO

Hemos comenzado con el rito de la ceniza nuestro camino hacia la Pascua y, al hacerlo, como Santiago, Pedro y Juan, necesitamos apartamos por lo menos del ruido, superficialidad y “más de lo mismo” para prepararnos a la muerte y resurrección de Cristo. Sólo así, si lo hacemos así (eucaristía, oración, vigilia, caridad, contemplación) llegaremos a la Semana Santa con una actitud distinta: no es vacación sino devoción.

1.Mirar a nuestro alrededor es caer en la cuenta de muchos rostros desfigurados o deprimidos porque tal vez, hace tiempo,  dejaron de sentir y de escuchar aquello de “tú eres mi hijo amado”.

22 febrero 2018

II Domingo Cuaresma: Evangelio Ilustrado


II Domingo Cuaresma: Fichas para niños



Para la catequesis: Domingo II de Cuaresma

La Transfiguración
En aquel tiempo, Jesús tomó aparte a Pedro, a Santiago y a Juan, subió con ellos a un monte alto y se transfiguró en su presencia. Sus vestiduras se pusieron esplendorosamente blancas, con una blancura que nadie puede lograr sobre la tierra. Después se les aparecieron Elías y Moisés, conversando con Jesús. Entonces Pedro le dijo a Jesús: “Maestro, ¡que a gusto estamos aquí! Hagamos tres chozas, una para ti, otra para Moisés y otra para Elías”. En realidad, no sabía lo que decía, porque estaban asustados. Se formó entonces una nube, que los cubrió con su sombra, y de esta nube salió una voz que decía: “Este es mi Hijo amado; escúchenlo.” En este momento miraron alrededor y no vieron a nadie sino a Jesús que estaba solo con ellos. Cuando bajaban de la montaña, Jesús les mandó que no contaran a nadie lo que habían visto, hasta que el Hijo del hombre resucitara de entre los muertos. Ellos guardaron esto en secreto, pero discutían entre sí que querría decir eso de resucitar de entre los muertos.

¿Qué me quiere decir hoy Jesús? – Domingo II de Cuaresma

En este pasaje, Jesús les da una “probadita” del Cielo a tres de sus apóstoles. Y aunque el texto no nos dice por qué, probablemente Cristo lo hizo porque sabía que les esperaban momentos de prueba ante el sufrimiento y la persecución, en los que su fe tendría que estar fortalecida para salir adelante “La Transfiguración” duró muy pocos segundos, pero fue suficiente para que los tres apóstoles, se dieran una idea de lo que les esperaba en el Cielo si perseveraban en su fidelidad a Dios y a su Palabra. Tan hermosa fue la experiencia, que Pedro ya no se quería ir de ahí y sin duda, les ayudó a crecer en su fe.

Comentario Domingo II de Cuaresma

Oración
Oh Dios Padre: con tu Hijo Jesús subimos al monte, subimos a ti a orar, escuchar tu Palabra sobre Él, conocer tu camino sobre cada uno de nosotros. Concédenos:
  • ver, como los tres discípulos, que Jesús es único por tu resplandor divino que lo transfigura;
  • descubrir a Jesús como camino hacia Ti y hacia los demás a través de la Palabra de Moisés, de los profetas y de los evangelios;
  • fiarnos de Él cuando “bajamos del monte”, de estar Contigo, y nos pide que le sigamos en los gozos y dificultades de la vida diaria.

Caridad y limosneo

CARIDAD Y LIMOSNEO
Tercer apunte de Cuaresma
Fuerza es reconocer que la limosna tradicional no tiene hoy, que digamos, una muy buena prensa. Recomendada siempre por la Iglesia en Cuaresma, junto con la oración y el ayuno, esta famosa trilogía del Sermón de la montaña ha de volver al taller del Evangelio para recobrar su belleza y su fuerza originaria. Ha de expresarse en categorías culturales y sociales de nuestro tiempo para calar en la sensibilidad y en el comportamiento de los hombres de hoy. Volver a las fuentes, abrirse a los signos de los tiempos.

II Domingo Cuaresma: Peticiones 2

SEÑOR, AYÚDANOS A CAMINAR
Oremos a Dios Padre con ilusión y amor para que nos acompañe en este camino ascendente que es la Cuaresma y atienda las peticiones que con fe le hacemos. Respondamos todos unidos:
R.- SEÑOR, AYÚDANOS A CAMINAR.
1. – Por el Papa Francisco, los obispos, sacerdotes y todos aquellos que dedican su vida a mostrarnos el camino, que el Señor En este camino que es la Cuaresma, hay veces que nos resulta más difícil seguir los caminos del Señor. Así, pues le pedimos: los ilumine siempre para que sean luz y guía para su pueblo.
OREMOS
2. – Por los dirigentes de las naciones para que encuentren entre ellos caminos de unión y colaboración, para el mutuo enriquecimiento de sus pueblos.
OREMOS

II Domingo Cuaresma: Peticiones 1

SEÑOR, AUMENTA NUESTRA FE
Hoy que la Iglesia nos presenta el modelo de Abraham, padre de la fe, pedimos al Padre que nos parezcamos al que creyó contra toda esperanza y le pedimos:
R.- SEÑOR, AUMENTA NUESTRA FE.
1. – Por la Iglesia que sea luz para el mundo en este camino que hemos comenzado, con su ejemplo de ayuno, limosna y oración.
OREMOS
2. – Por todos los líderes del mundo, para que busquen el bien común de todos los hombres y no se dejen llevar por intereses particulares.
OREMOS

II Domingo Cuaresma: Misa familiar

(Misa con niños, catequistas y padres) 
Prepara: Javier Leoz


*Objetivo: Descubrir que, el camino de Jesús, también es un camino con cruz

*Idea: Sólo teniendo experiencia del Señor, podremos hacer frente a las dificultades

1. MONICIÓN DE ENTRADA

Bienvenidos, en este 2º domingo de la Cuaresma, a seguir los pasos de Jesús.

¡Qué importante es que le escuchemos! ¡Qué importante que pongamos nuestros ojos en El!

II Domingo Cuaresma: Moniciones 1

MONICIÓN DE ENTRADA

Bienvenidos a este Segundo Domingo de Cuaresma. Vamos a asistir, junto a Pedro, a Santiago y a Juan, a la Transfiguración. La Transfiguración del Señor es un mensaje de esperanza para todos, entonces los fue para los apóstoles, ante la inminencia de la Pasión, Muerte y Gloria de Jesús. Pero ellos, en ese momento, no supieron comprender tal signo. Y a nosotros nos puede ocurrir lo mismo: pensar que la Transfiguración es sólo un recuerdo del pasado. Pero es el mensaje que nuestro Maestro nos da hoy, aquí y ahora… en este domingo último del mes de febrero Y es uno más de los muchos que recibiremos dentro de esta cuaresma, tiempo de conversión y de amor. No hemos de desaprovechar ni un minuto de nuestro tiempo para encontrar ese camino de verdad y de vida. Se trata de no perder la menor oportunidad para santificarnos siguiendo los pasos del Señor Jesús. Y a la espera de su gloriosa Resurrección.


II Domingo Cuaresma: Cantos 2

Misa : Misa de Cuaresma (Canto Gregoriano)
Salmo y Aclamación antes del evangelioCaminaré en presencia del Señor. (Propio)
Cordero de Dios: de Climent CLN-N 8
Final: Silencio o música gregoriana o polifónica. Si me levanté CLN 107

II Domingo de Cuaresma: Comentarios, pautas para la homilía y reflexiones al Evangelio

EL ORDINARIO DE LA MISA - Lecturas y oraciones del día
LECTIO DIVINA "SÍGUEME" - Mons. Víctor Hugo Palma Paúl
TAMBIÉN A DIOS LE GUSTA RECIBIR REGALOS - Fernando Armellini, sscj
ESCUCHADLO - Gerardo Sánchez Mielgo, op
FORTALECIÓ LA FE DE LOS APÓSTOLES - almudi.org/Catecismo de la Iglesia Católica
LIBERAR LA FUERZA DEL EVANGELIO - José Antonio Pagola, scj
ÉSTE ES MI HIJO MUY AMADO - Servicio Bíblico Latinoamericano
Homilía/Reflexión - Papa Francisco (Pendiente)
Imágenes para meditar
Dibujos para este día - Severino Fabris / Cerezo Barredo
La Hoja de Cantos - para imprimir

II Domingo Cuaresma: Cantos 1

Entrada:             SUBE A LA MONTAÑA - Carmelo Erdozáin
Entrada:             Éxodo y liberación - Cesáreo Gabaráin
Penitencial:        SEÑOR, TEN PIEDAD (26) - J. Pedro Martins
Del salmo 115:   SIEMPRE CONFIARÉ EN EL SEÑOR - E. Estrella
Aclamación:       HONOR Y GLORIA A TI, SEÑOR JESÚS (35) - B. Carrillo
Aclamación:       Honor y gloria a ti, Señor Jesús 
Ofrendas:           NUESTRAS VIDAS OFRENDA SE HARÁN - Dolores González
Himno:               SANTO, SANTO, SANTO (24) - J. Pedro Martins
Paz:                   CORDERO DE DIOS (13) - Autor desconocido
Comunión:         TRANSFIGÚRAME, SEÑOR - Carmelo Erdozáin
Comunión:          A los hombres amó Dios - Charles A. Tindley
Meditación:        HOMBRES NUEVOS - Juan Antonio Espinosa
Meditación:        Tú alientas mi vida - Emilio Vicente Mateu
Salida:                SANTA MARÍA DE LA ESPERANZA - Rafael de Andrés / Juan Antonio Espinosa
Salida:                Estabas junto a la cruz - Bernardo Velado / A. Alcalde

17 febrero 2018

Mensaje del papa Francisco para la Cuaresma 2018



La Santa Sede ha hecho público hoy, 6 de febrero de 2018, el Mensaje del Papa para la Cuaresma 2018. Como cada año, el Santo Padre desea con su escrito “ayudar a toda la Iglesia a vivir con gozo y con verdad este tiempo de gracia”. Este año lo hace “inspirándome en una expresión de Jesús en el Evangelio de Mateo: «Al crecer la maldad, se enfriará el amor en la mayoría» (24,12)”.
«Al crecer la maldad, se enfriará el amor en la mayoría» (Mt 24,12)
Queridos hermanos y hermanas:
Una vez más nos sale al encuentro la Pascua del Señor. Para prepararnos a recibirla, la Providencia de Dios nos ofrece cada año la Cuaresma, «signo sacramental de nuestra conversión»[1], que anuncia y realiza la posibilidad de volver al Señor con todo el corazón y con toda la vida.
Como todos los años, con este mensaje deseo ayudar a toda la Iglesia a vivir con gozo y con verdad este tiempo de gracia; y lo hago inspirándome en una expresión de Jesús en el Evangelio de Mateo: «Al crecer la maldad, se enfriará el amor en la mayoría» (24,12).

Recursos I Domingo Cuaresma: 18 febrero...¡¡Actualizado!!

  1. I Domingo Cuaresma: Ficha para niños
  2. I Domingo Cuaresma: Para niños
  3. I Domingo Cuaresma: Recursos para adultos
  4. I Domingo de Cuaresma: Para niños
  5. Lectura y Reflexión niños, primer domingo adviento , Ciclo B , niños
  6. I Domingo Cuaresma: Evangelio Ilustrado
  7. I Domingo Cuaresma: Recursos para niños
  8. Cuaresma 2018: Recursos
  9. I Domingo Cuaresma: Puesta a punto
  10. I Domingo Cuaresma: Vídeos para niños
  11. I Domingo Cuaresma: La Hojita de los niños
  12. I Domingo Cuaresma: Evangelio. Vídeo
  13. I Domingo de Cuaresma: Salmo. Vídeo
  14. I Domingo de Cuaresma: Presentaciones power point
  15. I Domingo Cuaresma: Guiones
  16. I Domingo Cuaresma: QUISIERA CONVERTIRME, SEÑOR
  17. I Domingo Cuaresma: ¿TIEMPO DE REBAJAS?
  18. I Domingo Cuaresma: Peticiones 3
  19. I Domingo Cuaresma: Peticiones 2
  20. I Domingo Cuaresma: Peticiones 1
  21. I Domingo Cuaresma: Misa familiar
  22. I Domingo Cuaresma: Moniciones 1
  23. I Domingo Cuaresma: Moniciones 2
  24. I Domingo Cuaresma: Moniciones 3
  25. I Domingo Cuaresma: Moniciones 4
  26. I Domingo Cuaresma: Hoja Litúrgica
  27. I Domingo Cuaresma: Comentarios, pautas para la homilía y reflexiones al Evangelio
  28. I Domingo de Cuaresma: Cantos 1 Domingo Cuaresma-B
  29. I Domingo Cuaresma: Cantos 2
  30. Guión litúrgico Domingo I de Cuaresma – Ciclo B

Recursos I Domingo Cuaresma



I Domingo Cuaresma: Recursos para Eucaristías con niños

Fuente: Catequesis Galicia

Notas para fijarnos en el evangelio del Domingo I de Cuaresma

Resultado de imagen de 1º Domingo cuaresma
• El “Espíritu” de Dios “bajaba hacia Jesús” en el bautismo del Jordán (Mc 1,10). Ahora, tras el bautismo, este mismo “Espíritu” es quien “empuja a Jesús al desierto” (12): Dios quiere rehacer la Alianza con su pueblo, como lo había intentado con Moisés y Elías.
• Aquí (12) se expresa, también, que toda la acción y predicación de Jesús es conducida e impulsada por el Espíritu. Es el Espíritu quien le envía “a anunciar la buena nueva de Dios” (14).
• El evangelista Marcos nos dice que Jesús es “tentado” por el diablo en el desierto (13), pero, a diferencia de Mateo y Lucas, Marcos no se extiende en ello. Da por entendido que Jesús supera todas las pruebas y muestra su fidelidad absoluta a Dios (Heb 4,15). Así la Creación (“alimañas, el paraíso) volverá al proyecto de Dios.
• El tema de la tentación, en Marcos, vuelve a aparecer en Getsemaní, cuando Jesús mismo exhorta a los discípulos a rogar por no caer en ella (Mc 14,32-42). (La Cuaresma apunta a la Pascua).

Se dejaba tentar por Satanás, y los ángeles le servían

Resultado de imagen de 1º Domingo cuaresma
Luego el Espíritu lo llevó al desierto. Y estuvo en él durante cuarenta días, siendo tentado por Satanás; y vivía entre las bestias salvajes, pero los ángeles le servían.
Después de ser Juan encarcelado, Jesús fue a Galilea a predicar el evangelio de Dios; y decía: «Se ha cumplido el tiempo y el reino de Dios está cerca. Convertíos y creed en el evangelio».
Marcos 1, 12-15
Comentario del Evangelio
Jesús fue tentado por el demonio. A veces nos cuesta hablar del demonio porque sabemos que es algo malo y no nos gusta hablar de cosas así.
Pero el mal existe y debemos darnos cuenta. A lo largo de la Historia los seres humanos hemos hecho cosas maravillosas, pero también hemos hecho y seguimos haciendo cosas muy malas, como matarnos entre nosotros.
De nosotros depende del lado que queremos estar, del lado de Dios o del lado del demonio. Es nuestra decisión; somos libres, como libre fue Jesús.

“Caminante no hay camino”

“Caminante no hay camino, se hace camino al andar”. Con este poema, con fondo y mucha filosofía de fondo, se expresó Machado (Extracto de Proverbios y cantares XXIX)
1.- Cristiano; no hay cuaresma que se sostenga en sí misma. Es el día a día el que, de verdad, te va hacer sentir si Dios es importante para ti. En tu camino, con tu esfuerzo y de la mano de Dios, comprobarás si ese camino es cierto o, tan sólo, un engaño. Si en ese camino va Dios contigo o, por el contrario, sólo quieres ir tú contigo mismo. ¿Hay camino para Dios?
La cuaresma, en sí misma, no es esencial. Es importante en cuanto que nos lleva a la Pascua. ¿Y qué nos aguarda en la Pascua? Ni más ni menos que, como en Belén, primero un Señor humillado pero, más tarde, un Señor glorificado.

Un camino por el desierto: DOMINGO I DE CUARESMA

En esta etapa comenzaremos a andar desde nuestra propia vida y nos iremos adentrando en el camino del desierto. Es una etapa complicada durante la cual tendrás que liberarte de algunas cosas con las que empezaste a caminar. ¡¡Ánimo merece la pena!!
Señor, concédeme la gracia, en esta etapa, de confiar a cada paso en tu misericordia. Dame la fe y fortaleza que me ayude a enfrentarme con valen a a todas aquellas tentaciones que me inviten a vivir sin ti. Que nunca pierda la alegría.
La guía de la Palabra de Dios
Primera lectura: Gn 9, 8-15: “Yo hago un pacto con vosotros y con vuestros descendientes”.
Segunda lectura: 1P 3, 18-22: “Cristo murió por los pecados una vez para siempre”
Evangelio: Mc 1, 12-15

La misa del Domingo 18 febrero

Resultado de imagen de 1º Domingo cuaresma
Semana I de Cuaresma
18 de febrero de 2018

Génesis 9, 8 – 15. Salmo 24. 1 Pedro 3, 18 -22. Marcos 1, 12 – 15.
Hoy es el primer domingo de Cuaresma, inicio de un tiempo de preparación que nos llevará hasta el Misterio Pascual de Jesús: su muerte y resurrección. Y nada mejor que escuchando estas lecturas en las que se nos muestra que debemos tener confianza y fe en Dios, pues así el Señor nos salvará.
Ya en la primera carta de Pedro nos enseña como Cristo murió por nuestros pecados, como el justo sufrió por los injustos. Todos hemos sido bautizados para ser salvados, pero es una salvación no por purificación de nuestros pecados, sino pidiendo a Dios que nos de una buena conciencia, para que nuestros actos nos lleven a la salvación.